lunes, 15 de mayo de 2017

Gente mezquina

El peral errante murió. Un desalmado conductor, sin escrúpulos, sin conciencia, sin humanidad... decidió que el árbol que daba flores, color y sombra en el barrio, debía desaparecer. Para alguna gente el coche está siempre por encima de todo: de las aceras, de las personas o de los árboles. A la Carrera de San Francisco le sobra gente mezquina y le faltan árboles. El otoño que viene, volveremos con otro peral.

El peral errante ya no está
Por otro lado, domingo 7, con nocturnidad y alevosía, entraron a robar en el huerto. No es la primera vez que sucede. Ya se han llevado en otras ocasiones las almendras (en los dos años que estamos todavía no hemos llegado a catarlas) o incluso los primeros árboles que teníamos para plantar en el principio de los tiempos. Lo que nos ha sorprendido es el modus operandi de esta vez. Una operación bien pensada, sabiendo bien lo que buscaban y habiendo estudiado cómo entrar. Seguro que es alguien que ha venido al huerto, que se lo hemos enseñado con una sonrisa y que le hemos ofrecido lo poco que tenemos. Es triste. Y es llamativo que para llevarse 10 plantas de pimiento, una decena de berenjenas y unas 40 tomateras, cortaran la valla con unos alicates. Y llamativo es también que se llevaran planta que ya estaba plantada desde hacía dos semanas en los bancalas.

Lo peor de todo no es lo que se llevaron. Robar esa planta es insignificante (no debe llegar ni a 10 euros). Pero es desalentador que se lleven la ilusión y el trabajo de los demás. Es indigno y mezquino que roben una planta que ha sido cuidada, regada y abonada durante días. Para la próxima, quien quiera planta, que la pida, que siempre sobra y se regala sin problema. Y siempre con una sonrisa.
Antes
Después del robo

Por aquí entraron
 Nos consuela que, a pesar de todo, siempre hay buena gente y futuras generaciones que, quizás esta vez sí, consigan construir una sociedad mejor, más justa y más humana.

Esta gente mola mucho más
Hasta entonces seguiremos reclamando que venga el Capitán Trueno a ayudarnos:


FIESTA DE PRIMAVERA Y III CONCURSO DE TORTILLAS

¿Te lo vas a perder?

domingo, 2 de abril de 2017

La Solución: Residuo Cero

Multitud de experiencias de otras partes de España y de Europa dan luz a lo que tiene que ser cambio de modelo de la gestión de los residuos. El camino: ir al residuo cero, no hay otra. Sin embargo, el Ayuntamiento de Madrid parece no enterarse de nada y, o lo remediamos, o vamos a seguir quemando y vertiendo residuos durante muchos, muchos, años.

El viernes pasado tuvo lugar la jornada organizada por Zero Waste Europe-Residuo Cero Europa en Madrid a la que me invitaron a exponer la experiencia de compostaje comunitario de La Cornisa y las propuestas de compostaje comunitario en la Red de Huertos que hemos hecho desde varias organizaciones (GRAMA, Ecologistas en Acción, FRAVM, Amigos de la Tierra y la Red).

En las jornadas se mostraron experiencias internacionales muy interesantes y cada vez menos novedosas, porque cada vez son más las ciudades y regiones que están apostando por soluciones integrales y decididas para acabar con el problema de los residuos. 

Se mostró que la gestión sostenible ya no sólo es cosa de los países norteños. También algunas grandes y pequeñas ciudades mediterráneas están haciendo bien las cosas. Así Milán Parma tienen sistemas muy avanzados fruto de gobiernos locales decididos y valientes que han apostado por recoger de forma selectiva la materia orgánica (separando la domiciliaria y la vegetal de jardinería) con unos porcentajes de impropios de solo el 3,4%. 

O el proyecto de la Diputación de Pontevedra que tiene como objetivos conseguir tratar el 36% de los residuos orgánicos con compostaje doméstico, el 36% con compostaje comunitario y el 25% en plantas de menos de 3000Tn. Ahora mismo tienen 54 unidades de compostaje comunitario en toda la provincia que tratan 341 Tn de residuos orgánicos domiciliarios anualmente (algo similar a lo que podríamos estar tratando toda la Red de Huertos si el Ayuntamiento se dispusiera a realizar nuestra propuesta).

O los proyectos realizados en poblaciones de Guipúzcoa con recogida de orgánicos mediante el puerta a puerta, mediante el quinto contenedor "cerrado" o combinando ambos sistemas. El porcentaje de residuos orgánicos reciclados, la calidad del compost obtenido y la reducción de costes están siendo considerables.

O las apuestas valientes desde el nuevo gobierno de la Comunidad Valenciana que han decidido cambiar el modelo de gestión y se han encontrado que para ello tenían que luchar contra auténticas tramas mafiosas de corrupción a todos los niveles. La película Gomorra no se queda atrás con lo que contaron.

Y finalmente el caso de la Comunidad de Madrid, donde se recicla menos del 18%, se vierte el 71% y se quema el 11% restante. Para llorar, sí.

Inés Sabanés, Delegada de Medio Ambiente
En la última mesa, en la que intervine, primero habló Inés Sabanés, la Delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid (Ahora Madrid. Equo). Nos contó las novedades del nuevo plan de gestión de residuos que actualmente están elaborando, a través de una consultora de las grandes llamada Typsa. Bueno, decir novedades es demasiado. Si acaso, algunas mejoras como modernizar los puntos limpios (para favorecer economías circulares en torno a residuos tecnológicos, ropa y muebles), apoyar el compostaje agrario (pero con un programa que no supone ni el 0,1% del presupuesto total de residuos) y poner el 5º contenedor de materia orgánica primero en 10 barrios y para 2018 en todos los distritos. Lo demás, lo de siempre. Realmente fue muy desalentador escuchar que respecto al parque tecnológico de Valdemingómez lo único que se propone es auditar su actual funcionamiento y "optimizar" su uso para el escenario 2020 y que se propondrán objetivos más ambiciosos de cambio de modelo para el escenario 2030. Traducido al román paladino: que vamos a seguir con el mismo sistema ineficaz, obsoleto y antiecológico por lo menos 12 años más. No se habló de políticas de prevención, ni de nuevas inversiones, ni de cómo afrontar el problema de la recogida, tratamiento y reciclaje de los envases ligeros, ni de sustitución paulatina del vertido ni, por supuesto, del cierre de la incineradora. (Para ilustrar la sensación que produjo la Delegada en el auditorio valga esta anécdota: algunos participantes de otros países nos preguntaron si Inés Sabanés era del PP; cuando les dijimos que era del partido verde hispano -Equo- se llevaban las manos a la cabeza).


En mi intervención, después de contar la humilde y "vanguardista" experiencia en La Cornisa y en el resto de huertos de la Red de Huertos (¡¡sí, en Madrid se hace compostaje en casi todos los barrios!!... y con un poco de ayuda municipal conseguiríamos tratar 3,8 Tn/año de residuos) no pude dejar pasar la oportunidad de decir a la Delegada de Medio Ambiente, de un ayuntamiento del cambio, que están ante una oportunidad para hacer un cambio de modelo que pase a la historia por: 1. recoger de forma selectiva los residuos orgánicos a través del puerta a puerta o un contenedor cerrado (los únicos demostrados que funcionan); 2. apoyar sistemas de compostaje descentralizados y diversos (doméstico, comunitario, agrario, en pequeñas plantas...); 3. Cerrar la incineradora de Valdemingómez. También tienen la opción de pasar a la historia por todo lo contrario...

Creo que no sentaron bien estas palabras. No es problema: la labor de los colectivos sociales y del movimiento ecologista no es quedar bien con los políticos, sino enseñar el camino.


Raúl Urquiaga
Huerto de La Cornisa - GRAMA - Red de Huertos Urbanos Comunitarios de Madrid

Ilustración realizada por una artista durante nuestra intervención

sábado, 25 de marzo de 2017

Y EL CORTO GANADOR ES... COMPOST, UNA HISTORIA DE AMOR

O lo que es lo mismo, el corto del Huerto de La Cornisa. El filme que con tanto amor, esmero y cachondeo hemos armado en este mes fue el ganador en la categoría de cine de autor de la segunda edición del Humus Film Festival, el festival de cine sobre huerta y ciudad.

Actrices, actores, producción, dirección, montaje y colaboradores no dejaron de firmar autógrafos y atender a fans que se aglomeraban a las puertas de La Casa Encendida de Madrid.

Mientras el triunfo se celebraba por las calles y bares de todo el barrio, las mentes del huerto ya están pensando en el guión del corto del próximo año. Avisado queda.

Si quieres ver agro-cine del bueno, no tienes más que ir al enlace: Compost, una historia de amor




Y para entender un poco mejor el corto se sugiere ver:

- Bob Dylan. Subterranean Homesick Blues

- La isla de las flores. Jorge Furtado 1989.


lunes, 20 de marzo de 2017

COMPOST. UNA HISTORIA DE AMOR

¿Te vas a perder el nuevo corto de el Huerto de La Cornisa para el Humus Film Festival?
El viernes 24, a las 19,00 horas, en La Casa Encendida podrás degustar este agro-filme.
Allí nos vemos


domingo, 29 de enero de 2017

El peral errante

Érase un huerto urbano donde todas las plantas vivían y crecían contentas y felices. Bebían agua procedente de la sierra del Guadarrama, se alimentaban con el mejor compost de este lado del Manzanares y respiraban óxidos de nitrógeno con denominación de origen de Madrid capital. Hortalizas, aromáticas, arbustos y árboles habían creado una comunidad vegetal jubilosa, alegre y dichosa. Todas ellas eran guapas, de buen tallo y de mejor familia...

...¿Todas ellas? No, es cierto. El júbilo y la felicidad no eran para todas las plantas. Un peral vivía triste y marginado, ajeno de la algazara hortícola, marginado en un rincón y privado de toda la función fotosintética que a él le gustaría. Dos egoístas robinias se llevaban para sí lo que el peral demandaba.

Un día se le oyó comentar en la asamblea mensual: "Estoy hasta floema de vosotras, perroflautas. Yo no quiero vivir aquí. Soy un peral urbanita. Odio vuestro buenrollismo, vuestros pajaritos, vuestro silencio y vuestro parque. Me gustan los coches, el ruido, ver a la gente estresada, los gritos e incluso que algún perro me mee en el tronco ¡Me quiero ir de aquí!"

La que se montó no fue poca cosa. Un almendro dejó de tirar hojas en invierno del susto, la hierbabuena dejó de dar olor y la hipomea fue invadida por fuerzas extranjeras. Durante dos semanas no se habló de otra cosa. Entre col y col, las lechugas cuchicheaban con los tirabeques. Las habas decían que el peral era más tonto que ellas. Los guisantes recriminaban a los tirabeques que la culpa era de ellos por ser tan cursis. Las acelgas dijeron que los girasoles son unos estirados... Lo que antes era paz y gozo se convirtió en un programa de Tele 5. Malrollo hortícola. Los ratones que vivían entre las plantas, dejaron su hogar y se fueron a vivir a la caseta. 

La higuera, rascándose el xilema, propuso una solución. "Hagamos un proceso participativo reversible. Contratemos a algún lumbreras del Distrito Centro. Son gente solvente, fiable, imparcial y reflexiva. Ellos saben a qué actores locales movilizar para poder transitar hacia una solución que nos empodere al procomún".

Su propuesta fue ampliamente debatida, se sopesaron los pros y los contras y, tras un proceso de profunda reflexión, le mandaron, sin ningún miramiento, a la mierda (por unanimidad). 

Una tarde, un aligustre comentó que escuchó en un transistor de un amigo que lo ponía a diario en el banco de al lado del huerto, que un alcorque urbano buscaba inquilino. Un metro cuadrado en el centro de Madrid, precio negociable. Vistas a la calle. Ruidos y humo. Con opción a colillas de cigarro diarias.

El peral, nervioso, no daba crédito. Era el sitio ideal. Le echó un par de raíces pivotantes... y para allá que se fue. "¡Ahí os quedáis, verduleras! ¡Que os coman en ensalada a todas! ¡Que os aderecen con aceite de girasol!"

Hoy el peral descansa en su nueva ubicación, en la Carrera de San Francisco. Tiene luz, buenas vistas, sustrato urbano, aire de motor diésel. Es feliz. Su sueño es poder enseñar sus peras a todo el que pasee por allí durante el verano. Veremos a ver.

Venga, a mudarse

Mudanzas "El Rumano", buen precio.

La reforma del hogar

Hemos avisado al Samur, por si la excitación pudiera generar histerias colectivas

La entrega de llaves 

El peral, agustito, en su nuevo hogar

sábado, 3 de diciembre de 2016

Cementando La Cornisa


No contentos con iniciar de forma unilateral la remodelación del Parque de La Cornisa, la Concejalía de Centro, ha pasado al nivel 2 de acción. La táctica se basa en dar una palmadita en el hombro, una ración de buenas palabras y proseguir con el plan previsto al margen de los usuarios del Parque. Si se trataba de cementar el Parque, ya lo han conseguido.

Después de conocer los planes del Ayuntamiento en La Cornisa, una rápida movilización de varios colectivos de usuarios conseguimos que el Concejal de Centro, Jorge García Castaño, nos convocara a una reunión de urgencia el jueves 1 de diembre. En esta reunión participó también el Coordinador de la Concejalía, Jesús Martín y ,por el lado de los usuarios, representantes de las AMPAS de los colegios del Vazquez de Mella, de La Salle-La Paloma, del San Ildefonso, así como de la Asociación de Vecinos de las Cavas-La Latina y el Huerto Comunitario de La Cornisa. Tras exponer el rechazo a la actuación y a las formas con las que se estaba realizando el proceso, se llegó al acuerdo de no seguir adelante con la pista de baloncesto en esa ubicación (y se arreglase el ya existente), que ese espacio se destinase a otro tipo de actuación (musculación por ejemplo), pero que en ningún caso fuera cementado.

La sorpresa fue mayúscula cuando, el viernes 2, las obras continuaron y se cementó por completo el espacio central del Parque (el cementado se hizo hasta bien entrada la noche del viernes). No hay que comentar el cabreo y la sensación de haber vuelto a ser engañados por parte de casi todos los que asistieron a la reunión. La capacidad de sorpresa que nos genera la Concejalía de Centro parece ser que no tiene límites.

Tras pedir de nuevo explicaciones, el Coordinador de Centro nos contestó en un correo electrónico explicando una interprestación de los acuerdos de la reunión que nos han dejado atónitos: se cambia el uso del espacio por una instalación de "street workout", sobre un suelo de caucho, pero debe ser construida sobre cemento, pues es necesario para los anclajes de los aparatos. Según sus palabras, estas instalaciones serán un referente "en el estado español"(sic).

Señor Concejal y señor Coordinador, no nos cuenten más milongas. Saben perfectamente que la instalación de street workout puede ir sujeta sobre tierra. De hecho las hay que existen en playas. Parece que les gusta mucho el cemento y, a saber por qué razones, han procedido a regalarnos una bonita pista de cemento para satisfacer los intereses o los gustos de no sabemos muy bien quién ¿Se ha parado a pensar en cuántas personas existen en Centro que practiquen street workout? ¿Han pensado alguna vez en que lo más razonable sea hacer caso a las peticiones en las que existía consenso: ampliación de zonas infantiles, arreglo de la pista existente de baloncesto, zona de mayores...?

Los hechos demuestran que son completamente incapaces de canalizar los deseos de los usuarios y del barrio y que las personas encargadas de este proceso son igualmente ineficaces e incapaces. El cementado de La Cornisa es un problema minúsculo entre todos los que tenemos en el barrio (suciedad, tráfico, falta de aparcamiento para residentes, ruido nocturno, alcohol callejero, falta de espacios públicos, ausencia de dotaciones deportivas, desprecio al Patrimonio...). Lo peor de todo es que, si no son capaces de gestionar un problema tan pequeño, dudamos mucho que lo sean para los grandes problemas.

Seguiremos. Bajo el cemento está nuestro Parque.

Instalación de street workout sobre cesped
Campeonato de street work out celebrado en una playa
Instalación sobre arena, en el Parque de Europa de Algete