sábado, 25 de marzo de 2017

Y EL CORTO GANADOR ES... COMPOST, UNA HISTORIA DE AMOR

O lo que es lo mismo, el corto del Huerto de La Cornisa. El filme que con tanto amor, esmero y cachondeo hemos armado en este mes fue el ganador en la categoría de cine de autor de la segunda edición del Humus Film Festival, el festival de cine sobre huerta y ciudad.

Actrices, actores, producción, dirección, montaje y colaboradores no dejaron de firmar autógrafos y atender a fans que se aglomeraban a las puertas de La Casa Encendida de Madrid.

Mientras el triunfo se celebraba por las calles y bares de todo el barrio, las mentes del huerto ya están pensando en el guión del corto del próximo año. Avisado queda.

Si quieres ver agro-cine del bueno, no tienes más que ir al enlace: Compost, una historia de amor




Y para entender un poco mejor el corto se sugiere ver:

- Bob Dylan. Subterranean Homesick Blues

- La isla de las flores. Jorge Furtado 1989.


lunes, 20 de marzo de 2017

COMPOST. UNA HISTORIA DE AMOR

¿Te vas a perder el nuevo corto de el Huerto de La Cornisa para el Humus Film Festival?
El viernes 24, a las 19,00 horas, en La Casa Encendida podrás degustar este agro-filme.
Allí nos vemos


domingo, 29 de enero de 2017

El peral errante

Érase un huerto urbano donde todas las plantas vivían y crecían contentas y felices. Bebían agua procedente de la sierra del Guadarrama, se alimentaban con el mejor compost de este lado del Manzanares y respiraban óxidos de nitrógeno con denominación de origen de Madrid capital. Hortalizas, aromáticas, arbustos y árboles habían creado una comunidad vegetal jubilosa, alegre y dichosa. Todas ellas eran guapas, de buen tallo y de mejor familia...

...¿Todas ellas? No, es cierto. El júbilo y la felicidad no eran para todas las plantas. Un peral vivía triste y marginado, ajeno de la algazara hortícola, marginado en un rincón y privado de toda la función fotosintética que a él le gustaría. Dos egoístas robinias se llevaban para sí lo que el peral demandaba.

Un día se le oyó comentar en la asamblea mensual: "Estoy hasta floema de vosotras, perroflautas. Yo no quiero vivir aquí. Soy un peral urbanita. Odio vuestro buenrollismo, vuestros pajaritos, vuestro silencio y vuestro parque. Me gustan los coches, el ruido, ver a la gente estresada, los gritos e incluso que algún perro me mee en el tronco ¡Me quiero ir de aquí!"

La que se montó no fue poca cosa. Un almendro dejó de tirar hojas en invierno del susto, la hierbabuena dejó de dar olor y la hipomea fue invadida por fuerzas extranjeras. Durante dos semanas no se habló de otra cosa. Entre col y col, las lechugas cuchicheaban con los tirabeques. Las habas decían que el peral era más tonto que ellas. Los guisantes recriminaban a los tirabeques que la culpa era de ellos por ser tan cursis. Las acelgas dijeron que los girasoles son unos estirados... Lo que antes era paz y gozo se convirtió en un programa de Tele 5. Malrollo hortícola. Los ratones que vivían entre las plantas, dejaron su hogar y se fueron a vivir a la caseta. 

La higuera, rascándose el xilema, propuso una solución. "Hagamos un proceso participativo reversible. Contratemos a algún lumbreras del Distrito Centro. Son gente solvente, fiable, imparcial y reflexiva. Ellos saben a qué actores locales movilizar para poder transitar hacia una solución que nos empodere al procomún".

Su propuesta fue ampliamente debatida, se sopesaron los pros y los contras y, tras un proceso de profunda reflexión, le mandaron, sin ningún miramiento, a la mierda (por unanimidad). 

Una tarde, un aligustre comentó que escuchó en un transistor de un amigo que lo ponía a diario en el banco de al lado del huerto, que un alcorque urbano buscaba inquilino. Un metro cuadrado en el centro de Madrid, precio negociable. Vistas a la calle. Ruidos y humo. Con opción a colillas de cigarro diarias.

El peral, nervioso, no daba crédito. Era el sitio ideal. Le echó un par de raíces pivotantes... y para allá que se fue. "¡Ahí os quedáis, verduleras! ¡Que os coman en ensalada a todas! ¡Que os aderecen con aceite de girasol!"

Hoy el peral descansa en su nueva ubicación, en la Carrera de San Francisco. Tiene luz, buenas vistas, sustrato urbano, aire de motor diésel. Es feliz. Su sueño es poder enseñar sus peras a todo el que pasee por allí durante el verano. Veremos a ver.

Venga, a mudarse

Mudanzas "El Rumano", buen precio.

La reforma del hogar

Hemos avisado al Samur, por si la excitación pudiera generar histerias colectivas

La entrega de llaves 

El peral, agustito, en su nuevo hogar

sábado, 3 de diciembre de 2016

Cementando La Cornisa


No contentos con iniciar de forma unilateral la remodelación del Parque de La Cornisa, la Concejalía de Centro, ha pasado al nivel 2 de acción. La táctica se basa en dar una palmadita en el hombro, una ración de buenas palabras y proseguir con el plan previsto al margen de los usuarios del Parque. Si se trataba de cementar el Parque, ya lo han conseguido.

Después de conocer los planes del Ayuntamiento en La Cornisa, una rápida movilización de varios colectivos de usuarios conseguimos que el Concejal de Centro, Jorge García Castaño, nos convocara a una reunión de urgencia el jueves 1 de diembre. En esta reunión participó también el Coordinador de la Concejalía, Jesús Martín y ,por el lado de los usuarios, representantes de las AMPAS de los colegios del Vazquez de Mella, de La Salle-La Paloma, del San Ildefonso, así como de la Asociación de Vecinos de las Cavas-La Latina y el Huerto Comunitario de La Cornisa. Tras exponer el rechazo a la actuación y a las formas con las que se estaba realizando el proceso, se llegó al acuerdo de no seguir adelante con la pista de baloncesto en esa ubicación (y se arreglase el ya existente), que ese espacio se destinase a otro tipo de actuación (musculación por ejemplo), pero que en ningún caso fuera cementado.

La sorpresa fue mayúscula cuando, el viernes 2, las obras continuaron y se cementó por completo el espacio central del Parque (el cementado se hizo hasta bien entrada la noche del viernes). No hay que comentar el cabreo y la sensación de haber vuelto a ser engañados por parte de casi todos los que asistieron a la reunión. La capacidad de sorpresa que nos genera la Concejalía de Centro parece ser que no tiene límites.

Tras pedir de nuevo explicaciones, el Coordinador de Centro nos contestó en un correo electrónico explicando una interprestación de los acuerdos de la reunión que nos han dejado atónitos: se cambia el uso del espacio por una instalación de "street workout", sobre un suelo de caucho, pero debe ser construida sobre cemento, pues es necesario para los anclajes de los aparatos. Según sus palabras, estas instalaciones serán un referente "en el estado español"(sic).

Señor Concejal y señor Coordinador, no nos cuenten más milongas. Saben perfectamente que la instalación de street workout puede ir sujeta sobre tierra. De hecho las hay que existen en playas. Parece que les gusta mucho el cemento y, a saber por qué razones, han procedido a regalarnos una bonita pista de cemento para satisfacer los intereses o los gustos de no sabemos muy bien quién ¿Se ha parado a pensar en cuántas personas existen en Centro que practiquen street workout? ¿Han pensado alguna vez en que lo más razonable sea hacer caso a las peticiones en las que existía consenso: ampliación de zonas infantiles, arreglo de la pista existente de baloncesto, zona de mayores...?

Los hechos demuestran que son completamente incapaces de canalizar los deseos de los usuarios y del barrio y que las personas encargadas de este proceso son igualmente ineficaces e incapaces. El cementado de La Cornisa es un problema minúsculo entre todos los que tenemos en el barrio (suciedad, tráfico, falta de aparcamiento para residentes, ruido nocturno, alcohol callejero, falta de espacios públicos, ausencia de dotaciones deportivas, desprecio al Patrimonio...). Lo peor de todo es que, si no son capaces de gestionar un problema tan pequeño, dudamos mucho que lo sean para los grandes problemas.

Seguiremos. Bajo el cemento está nuestro Parque.

Instalación de street workout sobre cesped
Campeonato de street work out celebrado en una playa
Instalación sobre arena, en el Parque de Europa de Algete

sábado, 26 de noviembre de 2016

Pista de deportes SÍ, pero NO así

EL AYUNTAMIENTO ESTÁ CONSTRUYENDO DE FORMA UNILATERAL UNA PISTA DE DEPORTES EN EL MISMO CENTRO DEL PARQUE. NO HA CUMPLIDO SUS COMPROMISOS CON EL BARRIO DE REMODELAR EL PARQUE DE FORMA PARTICIPATIVA

En la primavera de 2016, a iniciativa de la Concejalía de Centro, tuvo lugar el inicio de un proceso participativo con colectivos del barrio de La Latina y usuarios del Parque de La Cornisa, con el objetivo de diseñar de forma conjunta la remodelación de dicho espacio. Se tuvieron tres reuniones, creándose además cauces de comunicación electrónica para hacer llegar propuestas e informar desde el Ayuntamiento del proceso. Desgraciadamente, en la última reunión, celebrada en el mismo Parque, quedaron patentes posturas enfrentadas entre dos grupos de usuarios que hicieron que el Ayuntamiento no fuera más allá con una remodelación que parecía urgente. 
 
Desde entonces no sabíamos más del tema, hasta que la semana pasada, vimos que comenzaban unas obras en el centro del Parque destinadas a la construcción de una pista deportiva. El sitio no podía ser más inadecuado y las formas no podían ser más arbitrarias.

Nuestro barrio está bien necesitado de pistas de deportes y de otras dotaciones urgentes como pueden ser zonas infantiles y juveniles, zonas de ocio, etc. Sin embargo, desde la Concejalía de Centro se ha actuado desde la opacidad y con poco respeto a los colectivos y usuarios del Parque.

No entendemos que se abra un proceso participativo para después tomar decisiones unilaterales al margen de las consideraciones y opiniones vertidas en él. Nos sentimos engañados y con la sensación de que se nos ha hecho perder nuestro tiempo en un proceso que desde los responsables de la Concejalía de Centro no ha sabido gestionarse adecuadamente.

La ubicación propuesta para la pista de deportes no es la más apropiada. Colocándola en el centro mismo del parque rompe con el paso y continuidad del mismo, así como con las vistas de la Iglesia de San Francisco el Grande. Igualmente el uso deportivo del centro del Parque puede crear ciertas situaciones de peligro (balonazos, etc.) y los consiguientes conflictos entre los usuarios. Quizás el espacio más adecuado fuera el lugar que ocupan las actuales canastas, justo debajo del terraplén de La Dalieda.

Por otro lado, creemos que hay actuaciones más urgentes en el Parque que la pista de deportes, como la adecuación y ampliación de la zona infantil, así como el arreglo de la fuente anexa a la misma. Se trata de una de las pocas zonas de juegos en el barrio la cual, por ello, se haya saturada de usuarios.

No son formas de proceder para un Ayuntamiento que se quiere reivindicar con entidad que gestiona lo público contando con la participación de la gente y de los barrios. Es posible frenar este desatino y volver a retormar un proceso que cuente con el consenso generalizado de todos los vecinos y usuarios, de todas las usuarias y vecinas. 

Rectificar es de sabios. Convidamos a la Concejalía de Centro a que lo sean.

Plano del proyecto de reacondicionamiento del Parque de La Cronisa. En azul claro, la pista de deportes. La ubicación de ninguno de estos elementos ha sido consensuada con el barrio.


miércoles, 26 de octubre de 2016

La Mejor Cosecha

¿Cuál es la mejor cosecha de un huerto urbano comunitario? ¿Sus habas de principios de primavera? ¿Las coles del otoño? ¿los tomates y pimientos del verano?

Los alumnos y alumnas del curso de "Cine con pocos recursos" han puesto todo su ingenio para dar respuesta a esta pregunta. Han visitado dos de los huertos más bonitos de Madrid (El Retiro y La Cornisa) y el erial que se cultiva (con mucho amor, cariño y empeños) en el barrio de Adelfas (por sus maravillosas gentes).

Aquí está el resultado.


domingo, 18 de septiembre de 2016

Experiencia de compostaje comunitario en el huerto de La Cornisa

Experiencia de compostaje en el Huerto urbano de La Cornisa.
Compostaje comunitario en la ciudad de Madrid

Huerto Urbano Comunitario de La Cornisa. Madrid, 2016



Desde que comenzó a funcionar el Huerto Urbano Comunitario de La Cornisa un elemento integrante de la gestión fue el compostaje. El compostaje debe ir ligado necesariamente a una gestión integral y ecológica del huerto. Al concebir el huerto urbano como un espacio autogestionado, abierto al barrio y a la participación vecinal, ecológico y gratuito, el tratamiento de los residuos orgánicos compostables deben seguir estos principios, por lo que se puso en práctica un sistema de compostaje comunitario, que pudiera dar la posibilidad de participar en la gestión de sus residuos orgánicos a la vecindad, cerrando ciclos in situ, reutilizando materiales, con un mínimo coste económico y sin generar huella de carbono. A continuación se cuenta cómo ha funcionado esta experiencia, recogiendo algunos resultados y algunas proyecciones futuras del proyecto. El compostaje comunitario es posible... también en la ciudad de Madrid.


En abril de 2015 se instalaron dos compostadores de palets de aproximadamente 1 m3 de capacidad, que eran utilizados para compostar la materia orgánica procedente de los restos del huerto y los restos de cocina compostables de los participantes en el espacio. El deseo de conseguir más compost para el huerto y, especialmente, los beneficios sociales y ambientales de las prácticas comunitarias del compostaje, hizo que en diciembre de 2015 se instalara un compostador externo al huerto, accesible a la vecindad del barrio las 24 horas del día/365 días al año. A este compostador se le colocó un candado numérico para evitar vandalismos, con una clave que se ponía a disposición de todos los participantes en el huerto y todo aquel vecino que quisiera. Además, en la primavera de 2016 se aumentó la zona de compostaje con otro compostador más de 1 m3. A todo esto hay que añadir un compostador de 1,5 m3 con la función de acumular hojas de otoño procedentes de los árboles del huerto y de parte del parque.

Recursos de compostaje del huerto de La Cornisa

Compostadores 1, 2 y 3

El huerto urbano comunitario de La Cornisa tiene una superficie de unos 450 m2. Se compone por una zona ajardinada, bancales de cultivo y cinco árboles de tamaño medio-grande de hoja caduca.

La zona de compostaje está compuesta por cinco compostadores, con distinto tamaño y función:

  • Compostador externo. En él se depositan los restos orgánicos domésticos compostables. Construido con madera de palets y con tapa de plástico (reutilizada de la calle). Medidas: 74x102x83 cm. 0,625 m3 de capacidad.
  • Compostador 1. Se depositan los restos orgánicos del compostador externo y los restos del huerto. 108x124x96 cm. 1,285 m3 de capacidad.
  • Compostador 2. Se depositan los restos del Compostador 1 pasado un mes aproximadamente. Construido íntegramente con madera de palets. Medidas: 111x105x102 cm. Capacidad: 1,188 m3.
  • Compostador 3. Se depositan los restos del Compostador 2 cada mes. Construido íntegramente en madera de palets. Medidas: 104x102x102 cm. Capacidad: 1,082 m3.
  • Compostador de hojas. Estructura abierta con palets donde se depositan hojas de otoño. Medidas 102x102x

Se dispone de criba fabricada con malla gallinera con una luz de 1 cm. Los volteos se realizan manualmente con horca. Para triturar los restos se usa principalmente tijeras jardineras.

Compostador exterior

Compostador de hojas. Actualmente se encuentra junto al 1, 2 y 3


Participación

La participación está abierta a cualquier persona del barrio que lo solicite. Tan solo hace falta pedir la clave numérica del compostador. Dado el carácter abierto del compostador es difícil conocer el número total de participantes. Este número varía en función de la época del año, disminuyendo en los meses de verano y aumentando considerablemente en primavera (posiblemente porque en esta época aumenta la cantidad de productos vegetales consumidos en los hogares y porque el mejor tiempo invita a acercarse más a menudo al parque). Se calcula que el compostador recibe las aportaciones de entre 20 a 40 personas.

Difusión

Taller de compostaje realizado en la primavera de 2016

Para difundir la actividad se han hecho tres talleres de compostaje abiertos y se han utilizado los medios de comunicación propios del Huerto de La Cornisa (blog, redes sociales y lista de correo electrónico).

También se informa de la actividad a todas aquellas personas que se acercan al huerto y se les explica el funcionamiento general del mismo.

Gestión y mantenimiento

Gestión y mantenimiento habitual

Se realiza por los integrantes del huerto como una tarea más de las que tiene la gestión del espacio.

Los residuos del compostador exterior son removidos semanalmente a los que se les añade material estructurante (hojas secas parcialmente compostadas). Cada dos semanas aproximadamente es vaciado parcialmente y llevado sus restos al compostador 1. En los meses que lleva funcionando apenas han existido problemas de vandalismo o mal funcionamiento. Únicamente se ha detectado problemas muy puntuales por depositar productos impropios (por error o intencionadamente )que son retirados por los hortelanos.

En el compostador 1 son depositados los restos procedentes del compostador exterior, los restos del huerto y estructurante del compostador de hojas. En este compsotador los residuos permanecen aproximadamente 1 mes. Trascurrido este tiempo son pasados al compostador 2. Tras otro mes son trasladados al compostador 3. Al tercer mes (en ocasiones cuarto), el montón es cribado, obteniendo compost que es utilizado en los bancales del huerto. Los restos no compostados son depositados en el compostador 1 para incorporarlos de nuevo en el proceso. En caso de ser necesario, en el volteo que supone el paso de un compostador a otro, se riegan los restos someramente por capas.

Cada mes y medio o dos meses se va cribando el Compostador 3. Se consigue en compost aproximadamente un tercio del compostador, es decir 0,3 m3 de compost cribado. Anualmente es posible obtener 3,6 m3 de compost maduro, dependiendo de la cantidad de residuos generados.

Reducción de residuos orgánicos domésticos

Interior del Compostador 2 antes de ser volteado al número 3

No se ha hecho un estudio detallado del peso de residuos tratados durante este año en el que lleva funcionando el sistema actual de compostaje del huerto de La Cornisa. No obstante, teniendo en cuenta el número de participantes y la superficie del huerto, podemos hacer una primera aproximación.

Tomando en cuenta el Estudio de la cantidad de materia orgánica eliminada del sistema de residuos mediante el compostaje doméstico, realizado por el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid a través de un convenio entre el Centro de Recursos Ambientales Chico Mendes y la Universidad de Alcalá de Henares, los residuos domésticos compostables procedentes de la cocina son de media 0,217 Kg/persona/díai. Según su investigación, por cada 100 m2 de jardín se vienen a obtener 1,5 kg diarios de restos orgánicos vegetales.

Hay que tener en cuenta que si bien los porcentajes oficiales de residuos orgánicos/persona/día se suelen situar en torno al 0,5 Kg, estos datos no pueden ser extrapolables a los residuos generados en un piso tipo del centro de una ciudad, dado que a estas medias se les incorporan la parte correspondiente a residuos de jardinería generados en el total de la superficie. Conviene por tanto tener cuidado en la utilización de estas medidas para hacer estimaciones de cantidad de residuos tratados, pues pueden generar unos datos muy sesgados.

Partiendo de los datos generados en el estudio de Rivas Vaciamadrid 2015, en el Huerto de la Cornisa se estarían procesando del orden de 2,190 toneladas/año de residuos vegetales del propio huerto. Respecto a los residuos domésticos de cocina, la cantidad variaría entre 1,6 y 3,2 toneladas anuales (partiendo que los participantes varían entre 20 a 40).

Así, teniendo en cuenta las estimaciones más a la baja, en el huerto se podrían estar compostando unas 3,79 toneladas de residuos orgánicos al año.

Conclusiones

En plena fase termófila. Se han medido temperaturas superiores a 60ºC

A través de la experiencia de compostaje comunitario realizada en el Huerto de La Cornisa (espacio cedido por el Ayuntamiento de Madrid para la autogestión ciudadana, abierta, gratuita y ecológica) hemos podido evidenciar y comprobar que:

  • En un barrio del centro de Madrid es posible realizar compostaje comunitario sin mayores problemas de vandalismo o mal funcionamiento. El sistema de compostaje se sitúa junto a un huerto urbano, e integrado como una parte más del mobiliario de un parque público.
  • Se han compostado unas 3,79 toneladas de residuos urbanos en un año.
  • Se tratan los residuos de entre 20-40 personas del barrio. Estas personas no están vinculadas necesariamente al huerto.
  • El Huerto de La Cornisa es el huerto urbano cecido por el Ayuntamiento con menor superficie (450 metros cuadrados). La cantidad compostada en el resto del huertos sería más del doble.
  • El coste actual de proyecto es cero euros/año, ya que es realizado dentro de las actividades habituales del huerto y con materiales reutilizados.
  • El sistema puede ser ampliado fácilmente, incorporando a nuevos vecinos, comerciantes locales y a los residuos generados en la jardinería pública del barrio.
  • La difusión de la actividad ha sido muy reducida. Con un mayor esfuerzo en difusión se podría llegar fácilmente a unos 40-50 hogares del barrio. De esta forma podrían tratarse anualmente más de 8 toneladas de residuos al año.
  • Se consigue un compost sin apenas elementos impropios (menos 1%). El compost se aprovecha in situ en el huerto, cerrando ciclos.
  • La huella de carbono es nula, ya que los residuos son tratados en el mismo barrio donde son producidos.
  • El sistema también es exportable a todas las instalaciones de huertos urbanos comunitarios de Madrid y también, con modificaciones, en parques y jardines públicos. Al aumentar la escala sería necesario invertir en coordinación, dinamización, gestión y recursos materiales. Habría que valorar los costes, pero siempre serían menores que en el resto de sistemas de tratamiento de residuos urbanos compostables existentes.
Cartel del proyecto


Referencias

Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid. Convenio de Estudiantes en Prácticas UAH-CRA Chico Mendes curso 2014-15. “ESTUDIO DE LA CANTIDAD DE MATERIA ORGÁNICA ELIMINADA DEL SISTEMA DE RESIDUOS MEDIANTE EL COMPOSTAJE DOMÉSTICO”. Rivas Vaciamadrid, 2015

VVAA. Composta en Red. Red Estatal de Entidades Locales por el Compostaje Doméstico y Comunitario. “Situación del Compostaje Doméstico y Comunitario en el Estado Español”. 2012

Amigos de la Tierra. “Ventajas del Compostaje”. Madrid, 2014

Ayuntamiento de Madrid. Proyecto piloto del Ayuntamiento para la recogida selectiva de la fracción orgánica de los residuos urbanos y el agrocompostaje